jueves, 30 de agosto de 2012

Biografía de pintores hondureños


  1. Dino Mario Fanconi Aqum
  2. Pablo Zalaya Sierra
  3. Confucio Montes de Oca



Dino Mario Fanconi Aqum

Nació el 20 de junio de 1950. Es originario de Tegucigalpa. Hizo los estudios elementales en la Escuela Lempira, de Comayagüela. Sus aptitudes artísticas se manifestaron muy tempano, las que fueron convenientemente estimuladas por sus maestros. El recuerda que cuando estaban en el último año de este nivel hubo un concurso de modelado, bajo el patrocinio de la Escuela Nacional de Bellas Artes, dirigido a obtener un proyecto para erigir un monumento al héroe indígena, Lempira. Los niños que ganaron los tres primeros puestos fueron llevados a Bellas Artes a fin de que conocieran las actividades que allí se hacen. Esa visita--dice Fanconi--fue decisiva para que él se dedicara al arte.
Precisamente atraído por estas motivaciones ingresó en dicho establecimiento el año 1964, del cual egresó en 1966. Hasta 1970 trabajó en una agencia publicitaria y obtuvo el bachillerato para seguir estudios universitarios. Sin embargo, el año antes dicho viajó a Estados Unidos con el fin de abrise campo, no precisamente en el arte, sino en otras actividades. Allí estuvo hasta 1974, tiempo que ocupó, además de trabajar para vivir, en laobservación del movimiento artístico del país.
Fanconi comenzó haciendo paisaje, motivado, según informa, por el trabajo de Garay. Pero a medida que avanzó durante sus estudios en Bellas Artes, sobre todo al recibir las orientaciones de la maestra Ivonne Marcheti y del profesor Rosendo Lobo, comenzó a cambiar de estilo y temática. Fanconi fue director de la Escuela Nacional de Bellas Artes en el período que va de 1983 a 1991 y ha expuesto fundamentalmente en Honduras, pero su obra también se encuentra en varios países de América Latina y Estados Unidos.

Pablo Zelaya Sierra

En el pueblo de Ojojona, Francisco Morazán, nace Pablo Zelaya Sierra el 30 de Octubre 1896. El siglo marcaba terribles escenas para el pais; los caudillos locales hablaban con claridad de la intervención, aceptándola. El panorama se ensombrecia aún más por la participación de las compañias bananeras, que auspiciaban dualmente a los bandos opuestos.
Así es como en los años 20 va a Madrid, durante el Reinado de Alfonso XIII, como estudiante de la Academia Nacional de San Fernando.
Asfixiado economicamente nunca pudo viajar a Paris, en donde un grupo de jovenes establecían un nuevo concepto que se conoceria como la "escuela de Paris". Según Teresita Fortin, que fué ademas de su alumna, su gran amiga y admiradora "Era alto, delgado buen mozo, sumamente expresivo y de aparencia melancólica.
Juntos trataron de organizar una escuela de bellas artes pero no lo lograron el favor oficial. Su salud se fue deteriorándose, hasta que fue introducido al hospital San Felipe, en donde murió el seis de Marzo de 1933 .
En 1949 fue creado el premio de Arte Pablo Zelaya por decreto del Congreso Nacional

Confucio Montes de Oca

Nace en 1896, hijo de Miguel Montes de Oca y de Josefa Acosta. De familia numerosa, se incorpora desde muy pequeño en una compañía trashumante de titiriteros que recorría el país haciendo teatro en los pequeños pueblos enclavavados en las zonas más ásperas de las montañas del país. Confucio marchó a Europa mediante una beca concedida por la Dirección General de Aduanas de La Ceiba en 1919, subvención que le fue cancelada al año siguiente cuando el joven pintor estaba recién instalado en París. Para colmo de males estaba viviendo en un pais y en una ciudad de posguerra, sin poseer el idioma, y es muy probable que nunca accediera a estudios formales académicos.
En el cuadro ganador del Salón de Invierno de París es el titulaado "El Forjador", que es una obra integrada dentro de las líneas del post-impresionismoque, harto de las extravagancias y exageraciones del modern style retorna a Ingres y Durain, que es una especie de retorno al neoclasicismo. Si analizamos que esta obra es realizada por un joven de 22 a 24 años, nos sugiere la genialidad del ejecutor para interpretar el movimiento que en ese momento se gestaba en la ciudad luz.
Sincrónicamente tanto Rimbaud, el poeta parisino, y los pintores italianos Scipione o Caserati aceptaron en su vida y en su obra la propuesta de la vieja y desaparecida raza andina, cuando Vallejo dijo: "La vida es una cosa y el arte es otra cosa, aunque se mueva esta dentro de la misma vida".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada